Lengua

El estudio de la lengua castellana supone un trabajo de interacción en tres áreas: gramática, literatura y producción escrita.

La gramática aporta el sustento de la norma para la expresión correcta y la eficacia comunicativa. Se realiza con ella una reflexión acerca de los distintos hechos del lenguaje.
En literatura se apunta a fomentar un interés duradero por la lectura, a disfrutarla y a desarrollar las capacidades críticas de análisis como oportunidad de contacto y de disfrute de una gran variedad de textos pertenecientes a distintos géneros  —poesía, cuento, novela, teatro— para conformar en nuestros alumnos un gusto por la lectura a partir de criterios personales.

La producción escrita tiene dos objetivos básicos. Desde lo literario, promover la creatividad mediante trabajos que abarcan tanto la composición creadora como los ejercicios estilísticos. La búsqueda de la emoción y de la sensibilidad espontánea constituye la materia prima de la producción literaria que, a través de los años, se moldea en un estilo personal en cada alumno. Desde lo académico también se ve a la producción escrita como un medio de acceso y elaboración de saberes y conocimientos formalizados.

Es atinado decir, entonces, que se aborda el estudio completo de la palabra en sí misma, dentro de la frase y de la frase dentro del texto para posibilitar la interacción de nuestros alumnos con el patrimonio lingüístico, cultural y literario de nuestro idioma.