Novedades‎ > ‎

Secundaria: Ceremonia de Graduación 2015

publicado a la‎(s)‎ 2 mar. 2016 9:21 por Contacto Colegio Palermo Chico   [ actualizado el 2 mar. 2016 10:56 ]

 Durante la Ceremonia de Graduación, el Prof. Fernando Britos, Rector de Secundaria, dirigió estas palabras a los flamantes egresados.

 

Un ciclo ha llegado a su fin, y ahora es tiempo de prepararse para iniciar una nueva etapa de la vida.

A partir de ahora, comenzarán a tomar decisiones significativas que irán marcando el camino que ustedes elijan con la alegría y la seguridad que nos da saber que Dios está con cada uno de nosotros. Dejen que Dios entre en sus vidas para que puedan estar siempre en el lugar indicado, iluminando todo lo que los rodea y para que sean inolvidables en lo que hagan.

La vida los pondrá a prueba en innumerables oportunidades, pero hay dos peligros sobre los cuales deberán estar siempre atentos: la competencia y el materialismo.

La competencia no debe ser una lucha contra los demás, sino contra nuestras propias limitaciones y errores. Ser competente es haber adquirido, por el estudio y la preparación, los saberes necesarios para desempeñarse eficazmente en la propia tarea o profesión.

Ser competente implica una continua superación: ser mejor que antes y ser mejor que otros. Querer ser mejor que los demás es imitando a los mejores y, si es posible, superándolos; no es una mala actitud si no se consigue despreciando a los otros. El desafío que tiene cualquier persona al nacer es mejorar, madurar, crecer en todo, superarse permanentemente. Renunciar a esto es renunciar a la vocación de ser persona.

No competimos para tener más, para ser más poderosos, para ser más famosos; ese es el partido que no debemos jugar. Competimos para ser mejores personas, sin actitudes clasistas, para ser más útiles al servicio de los demás en la búsqueda del bien común.

En definitiva, lo que se nos pide es ser mejores para ser más útiles y solidarios.

Con respecto al materialismo, debemos enfrentarnos a una sociedad en la cual el valor económico y el tener condicionan y, a veces, determinan nuestra vida. Sabemos que cuando apostamos todo al poder de lo material perdemos nuestra libertad, porque nos transformamos en esclavos de un sinnúmero de necesidades superficiales impuestas por el consumismo y la propaganda.

Recordemos siempre que la ostentación y el despilfarro son francamente ofensivos.

La austeridad de vida basada en la humildad y la sencillez producen en nosotros una mejora moral si se asumen como estilo de vida.

Solo la sabiduría construida en base al trabajo serio y a aprendizajes significativos; solo con actos que afirmen un sólido andar por el camino del bien y el ejercicio generoso de la solidaridad nos pueden convertir en más humanos y mejores.

Luchen por ser mujeres y hombres íntegros y comprometidos; sean fieles a Dios, a su Patria, y, sobre todo, a ustedes mismos. Tengan objetivos nobles y claros, defiendan con responsabilidad sus principios, su vocación, sus ideales, su proyecto de vida.

Ser exalumno del Colegio Palermo Chico es algo más trascendente que haber terminado los estudios formales: es aceptar el desafío, como dice nuestro lema, de ser cada vez más solidarios y respetuosos de los hombres. 

Comments