Novedades‎ > ‎

Primaria: Acto de finalización del ciclo lectivo 2015

publicado a la‎(s)‎ 7 mar. 2016 6:20 por Contacto Colegio Palermo Chico   [ actualizado el 7 mar. 2016 6:32 ]

 Durante el acto de finalización del ciclo lectivo 2015, la Profesora Mónica Marinakis, Directora de Inglés de Primaria, dirigió estas palabras a todos los presentes.


Queridos directivos, maestros, padres y queridos chicos:

Los invito a volver por unos momentos al origen de las palabras.

«Escuela». Esta es una palabra que todos nosotros utilizamos y sobre la que seguramente muchos nos detenemos a pensar con frecuencia. No cabe duda de que su significado básico es conocido por todos. Sin embargo, me atrevo a afirmar que evoca sentimientos y recuerdos muy variados en cada uno de nosotros. ¿Qué clase de recuerdos deseamos que los chicos construyan en el Colegio Palermo Chico? ¿Qué tipo de escuela deseamos ser?

Escuela, school, Schule... Todas estas palabras comparten la misma raíz, el mismo origen: vienen del griego σχολη (scholi), que originariamente significaba ‘descanso’, ‘tiempo libre dedicado a la búsqueda del conocimiento’. En la Antigua Grecia, la escuela era el lugar donde, libres de preocupaciones, las personas tenían tiempo para formarse y cultivarse, dedicándose a lo que disfrutaban y los humanizaba.

Es interesante también detenerse en la etimología de la palabra latina «estudio»: ésta es empeño, afán —afán por aprender—.

Si nos guiamos por el origen de estas dos palabras, hablar de estudiar algo sin gusto sería contradictorio. Estudiar implica poner el alma en algo placentero. Esto no significa que no exija esfuerzo, que no sea un trabajo. Esfuerzo y placer no se excluyen en la escuela. De eso se trata el aprender.

Como Colegio nos planteamos educar de manera integral, en la fe en Dios, los valores, el conocimiento, el arte, el deporte. Los maestros intentamos despertar en los chicos curiosidad, la pasión por el saber; intentamos establecer objetivos claros, objetivos que varían de niño en niño. Y para que esto sea posible, trabajamos entre todos para generar el clima propicio para la reflexión, para el intercambio de ideas, un clima en el que la confianza, el respeto a la singularidad, la sensibilidad, son condiciones fundamentales.

El Proyecto «Votación», el Proyecto «Ser Humano», «Take One Picture», nuestro coro, los encuentros deportivos, los libros escritos por los chicos mismos, las dramatizaciones…, son sólo algunas de las actividades propuestas este año en las que se conjugaron esfuerzo y placer.

Es cierto que a veces los objetivos parecen lejanos, difíciles de alcanzar. En esos momentos, chicos, sus maestros y familias intentamos estar siempre presentes para acompañarlos y ayudarlos a crecer y a superarse.

Quizás en alguna oportunidad se pregunten: ¿Para qué tanto esfuerzo?

No se den por vencidos; es a través del conocimiento que podemos optar, que podemos elegir con fundamento y convicción. Es a través del conocimiento que podemos decidir y elegir quiénes y qué queremos ser. Es a través de la educación que podemos, desde nuestro pequeño lugar, desde nuestro pequeño mundo, realizar —entre todos— grandes cambios en el mundo.

La premio Nobel de la Paz, Malala, de tan solo 17 años, dice: «En algunas partes del mundo, los estudiantes van a la escuela todos los días, es su vida normal. En otras, estamos hambrientos de educación… es como un regalo preciado, ¡como un diamante!».

Celebremos nuestra escuela, celebremos este regalo tan preciado con el que contamos todos los días, con alegría y esfuerzo. ¡Vale la pena! 

Comments