Novedades‎ > ‎

Primaria. Acto de finalización del ciclo lectivo 2014

publicado a la‎(s)‎ 5 oct. 2015 21:59 por MDSystems Administración   [ actualizado el 5 oct. 2015 21:59 ]

Primaria. Acto de finalización del ciclo lectivo 2014: Palabras de la Directora de Inglés

La Profesora Mónica Marinakis, Directora de Inglés de Primaria, dirigió estas palabras durante el acto de finalización del ciclo lectivo 2014.

 

En sus palabras de apertura de este año escolar, Liliana nos invitó a realizar todos juntos un viaje. Hace un par de días, en la despedida de los alumnos de 7º grado, retomé esta idea: año tras año, todos nosotros emprendemos una larga búsqueda de conocimiento y crecimiento. Ya llegamos al final de una de las etapas de este viaje, pero, como en poco tiempo lo retomaremos para continuar el camino, me gustaría reflexionar acerca de un aspecto fundamental de estos viajes: el deseo de aprender.


Todos nacemos con una motivación por conocer. Poseemos el deseo natural de investigar y conocer el mundo. Es esta mirada de asombro, una mirada que no da nada por sentado, la que nos lleva hacia el conocimiento. Y, así, en algún punto del recorrido, llegamos a la pregunta.


¿Quién no ha sido sorprendido una y otra vez con preguntas tan inesperadas como profundas de hijos o alumnos? Ellas son más importantes que las respuestas, ya que son el motor que genera el conocimiento. Al asombrarnos, reconocemos nuestra ignorancia y nace el deseo de saber.


A menudo escuchamos decir que, al crecer, esta motivación natural se va perdiendo. Pareciera que, por algún motivo, las preguntas genuinas son cada vez menos frecuentes. Me pregunto qué sucede con las respuestas que ofrecemos los adultos.

 


La semana pasada, al tomar una clase, les dije a los chicos cuánto aprendía de ellos. Una alumna me miró incrédula y quizás hasta con algo de preocupación: «Pero... ¡Vos sos maestra! ¡Vos sos quien sabe!».


¿Será, entonces, que a veces los adultos transmitimos la idea de que, por el mero hecho de haber vivido más años o de ejercer cierta profesión tenemos la respuesta a todo? ¿Será que a veces sentimos que solo debemos ofrecer certezas, que las respuestas son correctas o incorrectas, y no nos permitimos dudar ni reconocer nuestra ignorancia? Así, sin quererlo, vamos dando origen a una creencia equivocada acerca del conocimiento, generamos temor al error y reducimos el espacio para las preguntas, reduciendo también el asombro.


Alguna vez leí que el poder de la pregunta para promover el conocimiento se encuentra en el espacio entre la pregunta y la respuesta, en ese espacio de silencio. Aceptemos, entonces, ese tiempo de silencio; aceptemos la duda.


El poeta Rainer Rilke escribió: «Intenta amar las preguntas mismas, como cuartos cerrados y libros en un idioma muy extraño. No busques ahora las respuestas que no estés preparado para vivir, pues la clave es vivirlo todo. Vive las preguntas ahora. Tal vez, algún día lejano y sin notarlo, llegues a las respuestas».


Vivimos en un mundo de cambios permanentes y cada vez más veloces. La vida útil de la información es, en muchos casos, limitada. Por lo tanto, es fundamental que todos nosotros alimentemos nuestra capacidad de pensar, observar, de asombrarnos y preguntar. Seguramente nuestras preguntas serán todas distintas, así como los caminos que nos lleven a las respuestas, muchas de ellas distintas también. Pero al recuperar nuestra curiosidad inicial, es más probable que podamos mantener viva nuestra pasión por el saber.


Hoy llegamos al final de una de las etapas del viaje, este viaje de búsqueda. Ha sido un año de gran crecimiento en el que los chicos estuvieron abiertos al asombro y, gracias a su talento y esfuerzo, y de la mano de padres y maestros, ampliaron sus mundos de maravilla.


Pero recordemos que el viaje continúa. Permitámonos no interrumpirlo y, al preparar nuestras valijas nuevamente, no olvidemos dejar un lugar para la observación, el asombro, la duda y el deseo